La Luz Está Encendida

“La Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio.” —Papa Francisco (La Alegría del Evangelio, 114)

¡Bienvenido! Nuestras puertas están abiertas y la luz está encendida. La Luz Está Encendida es una iniciativa de la Arquidiócesis de Washington para la Cuaresma en preparación para la Semana Santa y Pascua.  Durante este tiempo nuestras 139 parroquias del Distrito de Columbia y de Maryland están abiertas para la oración silenciosa y la confesión los miércoles por la noche.  Esto incluye a las 40 parroquias que en nuestra Arquidiócesis sirven a la comunidad de habla española.

“La luz del amor de Dios, de la misericordia de Dios, del perdón de Dios, está siempre encendida y siempre podemos volver a Dios y a la Iglesia, ya sea que hayamos estado alejados por mucho tiempo o permanecido siempre allí.” —Cardenal Donald Wuerl, Arzobispo de Washington

¿Quiere hacer las cosas bien? Ahora es el momento.

La Cuaresma es el tiempo en el que nos preparamos para renovar y restaurar nuestra relación con Jesús y la Iglesia, mientras nos disponemos a celebrar la Pascua. Para ayudarse en su preparación para recibir la alegría de la misericordia de Dios, explore la información que aquí le ofrecemos; se sentirá más confiado y listo.  Esta información incluye una sección con preguntas frecuentes, una guía sobre cómo ir a Confesión, enlaces a las parroquias católicas, su localización y más.

A muchos de nosotros, el sacramento de la Confesión puede darnos miedo o vergüenza. Podemos estar muy nerviosos o considerarnos imperdonables. Pero el Papa Francisco nos recuerda:

“Cuántas veces en mi ministerio pastoral me han repetido: ‘Padre, tengo muchos pecados’; y la invitación que he hecho siempre es: ‘No temas, ve con Él, te está esperando, Él hará todo’. Cuántas propuestas mundanas sentimos a nuestro alrededor. Dejémonos sin embargo aferrar por la propuesta de Dios, la suya es una caricia de amor.” —Papa Francisco, Homilía en la Basílica de San Juan de Letrán, Divina Misericordia, domingo 7 de abril de 2013.